2978565.jpg

Sólo sufres en proporción al daño que tú mismo te

Sólo sufres en proporción al daño que tú mismo te haces, a título personal, o el que recibes de los demás concediéndoles el derecho de hacértelo.